lunes, 7 de marzo de 2016

Dia 11-22 Enero, Puffing Billy, el día soñado

  El día más esperado desde que salí de Barcelona estaba a punto de hacerse realidad, además y lo que es más importante, mi amigo australiano ya antes de partir de mi casa, me había anticipado que haría los posible para que pudiéramos visitar los talleres de este famoso tren turístico, aunque lo de turístico al menos para mí, entendiéndolo bajo el prisma español está muy lejos de poder ser calificado de esta manera, ya que según el horario vigente y durante siete meses consecutivos hay entre 8 y 12 viajes diarios entre ambos sentidos, nada a ver con el raquítico único tren de fin de semana, y con suerte, en los escasos ejemplos que hay en España.





  El día amaneció cerrado y lluvioso, algo de lo más normal en el cambiante clima del verano australiano, para trasladarnos al inicio del "Puffing Billy", lo hicimos desde la estación de Flinders Street para recorrer completamente una de las líneas de cercanías hasta la estación de Belgrave, entre la estación de cercanías y la del tren turístico apenas hay un centenar de metros, algo que tiene una explicación, ya que en la época en que el "Puffing Billy" era un tren industrial, finalizaba en Ferntree Gully y toda la plataforma del ferrocarril abandonada entre esta estación y Belgrave se aprovechó cuando se construyó la línea de cercanías.






  La estación de Belgrave tiene el principal taller de la línea, en el y supongo que por la inmensa suerte de la lluvia no menos de cuatro locomotoras de vapor estaban levantando presión en el interior de los talleres, he dicho suerte ya que en esta época del año es verano en Australia, y por los problemas de los posibles incendios, salvo días como este, las circulaciones se hacen con locomotoras diesel, pero con este día la posibilidad de un incendio era totalmente remota.







  Siguiendo a Phil y sin saberlo me encontré dentro del taller, una maravilla de locomotoras , limpias relucientes y runruneando, mientras un laborioso equipo de técnicos atendían sus necesidades, en el exterior además una magnífica locomotora "Garrat" la C42 a la que se le añadía la 8A,estaban a la espera también, entre el material se podían distinguir asimismo un par de locomotoras diesel, las números DH5 y D21, además en un cocherón anexo y sobre un vagón plataforma una caldera nueva o revisada esperaba sustituir cuando fuera necesario la de una locomotora que lo precisara.








 El tren tenía una longitud desmesurada para ser de vía estrecha ya que estaba compuesto de 14 coches, la mayoría de ellos reservado para operadores turísticos, además otra composición similar estaba en espera en una vías paralelas.




  Destacar el curioso sistema de mandos mecánicos directos para telecomandar los mecanismos de agujas y otra señalización totalmente fiable y funcional.





Por fin el viaje comenzó traccionado por dos locomotoras, la 6A y la 12A,ya que la primera sección del viaje así lo exige por el perfil de la línea, durante esta primera parte del trayecto y tal como iniciamos el viaje dejamos a nuestra izquierda la locomotora diesel DH5 situada en una vía paralela de una longitud de unos centenares de metros al principio del recorrido, el tren estaba bastante completo todo y el mal día, y el trayecto todo y estar a unos 50km de Melbourne parecía que lo hiciéramos en una salve tropical al estilo de la película "El puente sobre el río Kwai", a los pocos minutos de iniciar el trayecto cruzamos un fabuloso puente en curva con una estructura de madera al más puro estilo americano, para seguidamente encontrar un pequeño tramo de la vía original llamado "Lanslide" donde un corrimiento de terreno hizo que la línea fuera abandonada en 1953, aunque por suerte finalmente sobrevivió como tren turístico, también en este tramo nos encontramos con un apartadero donde unos vagones tolva estaban preparados para aprovisionarse de balasto para el mantenimiento de la vía, por fin llegamos a la primera parada, Menzies Creek.







  En esta el jefe de estación entregó el testigo de seguridad al maquinista del tren, que indicaba vía libre para el próximo cantón, mientras unas lindas muchachas japonesas subieron a la plataforma de la locomotora a hacerse unas fotos y la locomotora 12A fue desenganchada del tren, ya que la siguiente sección del recorrido era mas suave y no eran necesarios sus servicios, de pronto y sin saber muy bien como, mi amigo me indicó que subiera a la cabina y que la siguiente sección del trayecto la haría en la plataforma de la locomotora con el fogonero y el maquinista, "No lo podía creer", el sueño de toda una vida se haría realidad, viajar en una auténtica locomotora de vapor, y además sorpresivamente, guauuuu.











  La siguiente sección del trayecto hasta Emerald la hice en cabina, filmando exclusivamente por lo que un corto de película será un fiel reflejo del hecho.

video


   Emerald es la estación con más altitud de la línea (1045 pies), unos 318,5m y un taller de reparaciones de coches, además de tener un cocherón donde se conservan varias locomotoras que pudimos ver también, la verdad es que no tengo palabras para describir las maravillas que vimos, como una "Thomas" que hace las delicias de los niños en las series de dibujos infantiles, también se encontraba una deliciosa locomotora escarlata numerada como 861 y de nombre J.C.Rees con un curioso apartavacas.





 Sin embargo lo más impresionante de todo era una auténtica locomotora "Climax", un raro ejemplar de locomotora de vapor de adherencia total, o locomotora de transmisión por engranajes, no se sabe exactamente el número de Climax que se construyeron, aunque la estimación más aproximada cifra el número entre 1020 y 1040 unidades, esta es del tipo B  con el numero de construcción 1694, muy superior al de locomotoras construidas y uno de los motivos del desconocimiento total de unidades, ya que estás no se numeraron consecutivamente y se dejaron números de construcción no ocupados, todas las locomotoras fueron fabricadas por Climax, parece ser que esta locomotora es la última de la producción.






  Además de estas locomotoras vimos un tractor diesel, el NRT1 y un bonito furgón de madera que estaba acoplado a la locomotora Climax, además de toda una serie de vagones de carga estacionados en la playa de vías de la estación.






  Cogimos el tren siguiente que nos trasladó hasta la estación de Lakeside, mientras la lluvia arreciaba cada vez con más fuerza, mientras estábamos estacionados en Lakeside donde la locomotora invertiría su posición para retornarnos a Belgrave el único tren que hace la línea completa diariamente y que procedía de Belgrave con destino a Gembrook se cruzó con nosotros, en su variopinta composición figuraban dos vagones descubiertos muy similares a los del Tren Groc de la Cerdanya, aunque y como era más que evidente estaban totalmente desocupados, a este tren le seguía a muy poca distancia y en marcha a la vista, un pequeño vehículo vial que parecía un coche de los utilizados en los campos de golf adaptado a su función ferroviaria, que según rezaba en un cartel que vimos en otro parado en la estación, era el de patrulla de incendios, sinceramente aquel día poco trabajo tendrían.






  Después de observar unas aves de la inmensa y rica fauna australiana nos pusimos en marcha, y solo volvimos a parar en Menzies Creek donde efectuamos otro cruce, llegamos a Belgrave al filo de las dos del mediodía y después de comprar unos recuerdos en la tienda nos fuimos a la estación del servicio de trasporte público del estado de Victoria "PT" para ira Melbourne a descansar hasta el día siguiente ya que el resto del día continuó lloviendo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario